_ Metodología para tasación de maquinaria

Para el cálculo de la valoración de los equipos industriales se debe tener en cuenta los siguientes factores:

Base de depreciación:

La depreciación debe calcularse sobre base y métodos constantes a partir de la fecha que empiezan a utilizarse los activos fijos, salvo que circunstancias especiales justifiquen un cambio. La base para el cálculo de la depreciación generalmente lo constituye el costo de adquisición o de producción del bien, incluyendo las erogaciones por instalación, montaje y otros similares; y en su caso, los desembolsos por conceptos de mejoras incorporadas con carácter permanente.
Metodología

El valor del desecho:

Este valor también se conoce con los nombres de: valor residual, el valor de salvamento, valor recuperable y valor de rescate. Representa el valor que se estima que puede obtenerse de la venta de un activo fijo ya fuera de servicio. En otras palabras puede decirse que, valor de desecho, es el valor que se estima que va a tener un bien al estar totalmente depreciado.
Metodología

La vida útil estimada:

Para estimar la vida útil de un activo fijo deben tomarse en consideración los siguientes elementos:
Uso y desgaste físico esperado
Mantenimiento preventivo
Mantenimiento correctivo
Límites contractuales o de otro tipo para el uso del activo
Obsolescencia
La vida útil estimada puede medirse en:
Años y meses.
En periodos de operación u horas de trabajo.
En unidades de producción.
En kilómetros por recorrer.

_ Métodos de depreciación

Existe variedad de métodos para cálculo del valor actual de un bien o equipo, los cuales se aplican conforme a la naturaleza de los activos y las operaciones de la empresa. Los más usadas son las siguientes:
Método de línea recta: Es el método más sencillo y el mas comúnmente usado, se basa en el supuesto que la depreciación es una función del tiempo y no del uso; el envejecimiento y el deterioro debidos al transcurso del tiempo se consideran como factores determinantes en la disminución de servicios potenciales, en contra posición al desgaste y deterioro físico causado por el uso. De este modo se supone que los servicios potenciales del activo fijo declinan en igual cuantía en cada ejercicio, y que el costo de los servicios es el mismo, independientemente del grado de utilización.
Método del saldo decreciente: Este método también se conoce con el nombre de Depreciación Acelerada. Es un procedimiento de depreciación, mediante el cual se hacen cargos por depreciación mayores en los primeros años de vida útil del activo fijo que en los últimos; fue originalmente apoyada por el siguiente razonamiento: el costo del uso de un activo fijo comprende depreciaciones y reparaciones; la suma de estos cargos debe de ser una cantidad razonablemente uniforme ejercicio tras ejercicio; debido a que las reparaciones tienden a aumentar con la edad del activo, el cargo por depreciación debe disminuir, de manera que los crecientes cargos por reparaciones y los cargos decrecientes por uniforme.

Esta puede ser una buena teoría, pero el plan de hacer cargos decrecientes por depreciación supone que las reparaciones aumentarán en el mismo importe en que disminuyen los débitos por depreciación; tal vez ocurra así, pero es probable que sea pura casualidad. Si se desea igualar los cargos totales por reparaciones y depreciación, quizás sea mejo crear dos reversas: una para depreciaciones y otra para reparaciones. Este plan esta sujeto a la objeción que puede ser difícil estimular acertadamente el futuro costo total de las reparaciones; pero si se cuenta con estadísticas sobre la experiencia probablemente no seria más difícil que estimular la depreciación.
Método de los Números dígitos: Este método produce un cargo anual decreciente, o sea que se aplica mayor cargo por depreciación durante los primeros años de vida útil de un activo fijo que durante los últimos años. Las razones valederas para la aplicación de este método son los mismo que para el método del saldo decreciente la diferencia es que en el primero la tasa es fija sobre una base variable, y en este la tasa es variable sobre una base fija.
Método de Horas de trabajo: La distribución de la depreciación por este método se considera más equitativa; toda vez que la depreciación se calcula sobre horas efectivamente trabajadas.

Se aplica especialmente a la maquinaria industrial, las cual se deprecia mas rápidamente se usa a tiempo completo o en tiempo extra, que se solamente se trabaja parte del tiempo, también es menor la oportunidad de efectuar reparaciones; además, los ejercicios que se elaboran tiempo completo o tiempo extra reciben mayor beneficio del activo que los ejercicios que se trabaja solo parte del tiempo.

En aplicación de este método, se estima el numero total de horas de trabajo que la maquina es capaz de rendir y se establece un cargo por hora.
Método de Unidades de producción: Este método tiene las mismas características del método de horas de trabajo toda vez que se distribuye la depreciación entre los distintos ejercicios o años en proporción al uso que hace del activo en cada uno de ellos. La diferencia con el método anterior estriba en que lugar de horas de trabajo, para la estimación de la vida útil se toma como base las unidades a producir en ciertos números de años, y la depreciación se acumula de acuerdo con el número de unidades producidas al año.
Para el cálculo de la valoración de la maquinaría industrial en el presente informe se ha optado por método de línea recta, por lo que se considera que la devaluación es función del tiempo, dado que la maquinaria se encuentra en un correcto mantenimiento tanto preventivo como correctivo.

Datos para el cálculo de la devaluación:
Base de depreciación se toma el valor obtenido de las factura de cada equipo.
El valor del desecho o valor residual. Se considera un valor residual igual al 10% del valor de compra del equipo o maquinaria.
La vida útil estimada. Para equipos o maquinaria de producción eléctrica se considera una vida útil estimada de 12 años.
Metodología Metodología Metodología